lunes, 22 de noviembre de 2010

y no era culpa de la cerveza

Bueno, yo creo en la justicia, y ayer cuando fui al supermercado decidí comprar un cerveza Mestra Rubia, para cachar si al final éramos mis amigas y yo los que no teníamos paladar, o si era la gente del Bar Óvalo la culpable.

Bueno, acá estoy degustando un crudo y acompañándolo por un botella de Mestra. La cerveza en cuestión es bastante agradable, tiene cuerpo, y no tiene ningún dejo al limón que tenía la que nos sirvieron en ese local de Avenida Brasil. De hecho, l encuentro mejor que Pilsener Szot aunque no tan buena como Kross o Artesanos de Llanquihue.

Así que, para el que lea este blog:
NI SE ACERQUEN AL ÓVALO DE AV. BRASIL

Y, de paso, les recomiendo http://purabirria.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿te gustó?¿lo detestaste?, vamos no seas timid@ y dime que es lo que piensas.