jueves, 3 de mayo de 2007

oH! Me EnCaNtA

Sigrid Undset photographed by Carl Van Vechten, March 27, 1927 Sigrid Undset –noruega- recibió el premio Nobel en 1928. A pesar de esto es una escritora casi desconocida por completo en los países de habla hispana, e incluso en los de habla inglesa. Su literatura es fina, agradable, llena de matices. Sus palabras transportan inmediatamente a quienes las leen hacia el ambiente que ella da. Su estilo, remarcablemente melancólico, está impregando de el sonido del mar golpeando en las costas de un fiordo, por las lluvias veraniegas o por el frío nocturno de invierno. Humedad y melancolía marcan la literatura de la Undset.
Kristina Lavransdatter es uno de los libros que la escritora entregó al mundo. Un relato que transcurre en el medioevo noruego, cuando los vikingos recién habían sido cristianizados. Es imposible no dejarse arrastrar por los recovecos del relato, rico en diálogos profundos y llenos de significados, rico en descripciones perfectas que transportan directa y rápidamente al lugar en el que transcurre la acción.
Catedral de Nidaros, Trondheim, hacia donde Kristina emprende peregrinación. Taken From WikipediaLos personajes tienen un desarrollo profundo –tanto niños como adultos y viejos-, llenos de matices. Muy humanos. Muy héroes al mismo tiempo.
Kristina, durante el relato, se mueve entre el ser una buena cristiana y el ser feliz. Hay algo que la marcará de por vida… pero la idea no es decirlo acá, la idea es que ustedes se dejen impregnar por el espíritu del libro y saquen sus propias conclusiones.
Porque Kristina Lavransdatter causa una impresión distinta en cada persona. A algunos les parece en extremo melancólico, y bien escrito, pero no logran encontrar una esencia en él. Para otros, entre los que me incluyo, Kristina está llena de significados… demasiados. Si leen el libro, por favor, denme su impresión.
Antes de finalizar, les voy a contar un pequeño secreto, mi personaje favorito del libro no es la protagonista –tendrían que leer el libro y entenderán porque no le tengo cariño- sino que Lavrans Björngulfsson y Simón Andressön. En fin, sobre gustos…

Ah, y no quería dejar de mencionar: me hice hoy de un ejemplar de las Crónicas de Narnia, “El Sobrino del Mago” (Gracias a el diario La Tercera). En teoría es el libro uno, aunque a pesar de que fue escrito el último. En fin, las precuelas se usan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿te gustó?¿lo detestaste?, vamos no seas timid@ y dime que es lo que piensas.