martes, 5 de marzo de 2013

Algunos imperdibles que les prohíbo que dejen pasar: una buena cerveza - un buen chocolate

 Hay placeres en la vida, que no pueden dejarse. Por ejemplo, hay locos que son adictos al gimnasio, y van a ejercitarse todos los días por varias horas, hasta quedar exhaustos; o bien, tenemos a esas cabras que son las enfermas del esmalte de uñas y compran y se pasan pintándose las uñas varias veces al días, y cambiándose el diseño. En fin, para todo da la vida. Y ahora yo quiero recomendarles algunas cosas, que de acuerdo a mi escala, son imperdibles.

Primero Cerveza Carlsberg.

Hay cervezas de gama baja, media y alta. En las de gama baja tenemos cosas como la Dorada, la Báltica o la Escudo. De las cuales podemos obtener un buen momento con amigos, pero que en verdad no llevan la experiencia de una cerveza a algo más allá. Son las que yo llamo Cervezas de Carrete: su finalidad es básicamente emborracharnos y darnos una caña terrible al día siguiente, no dan para más. Después vienen las de gama media, y acá encontramos esas que se pueden disfrutar sentados en el sillón de la casa o que se pueden conversar con algún amigo como por ejemplo Budweiser, Corona, Sol o Austral. Es innegable que estas también nos emborrachan pero uno se siente un poco más chic si se emborracha con Budweiser que con Dorada, ¿o no? Y luego vienen las de gama alta, en donde encontramos a Gulden Draak, Colonos de Llanquihue, Capital o Mestra. Que van más allá de una curadera y una caña terrible. Estas se disfrutan y se degustan y uno las aprecia, no solo por el precio, sino porque uno puede llegar a sentir un sabor mucho más allá del alcohol, son esas cervezas que se pueden catar.
Fuera de toda esta clasificación yo ubico a la danesa Carlsberg, que tiene un gusto agradable, sin llegar a la excelencia de una Gulden Draak y además es lo suficientemente barata como para estar al alcance de todos. Agradable de beber frente al televisor o muy rica para prepararse una refrescante michelada. De todas la cervezas disponibles en el mercado chileno, recomiendo enormemente esta. La pueden encontrar -como ya dije anteriormente a precio muy razonable- en Jumbo y Tottus.

Segundo Chocolates Ritter Sport

En Chile el concepto de buen chocolate está asociado a un un producto grasoso y muy dulzón con almendras, llamado Sahne Nuss. Muchos han crecido en este país pensando que THE REAL CHOCOLATE sabe de esta forma, y se contentan con ello. Pero debo desengañarlos. El buen chocolate es mucho más que eso. Es una textura distinta, no grasosa sino mas bien suave y sedosa, con un gusto intenso y que de verdad hace sudar y llena el alma de placer. Entre los recomendables, podemos encontrar varias marcas europeas como Hachez -demasiado bueno y muy difícil de encontrar en estos lados-, Sarotti -con sus variedades que van hasta el 85% cacao- y el espectacular Ritter Sport, en todas su variedades.
Para los que no conocen esta marca alemana, debo contarles que es una especie de chocolate Capri, pero de lujo. El chocolate tiene buenos niveles de cacao y los rellenos son de calidad. Su sello está en que el producto es presentado en formato cuadrado, sin importar si son las tabletas grandes o las minusculas, el cuadrado es su sello. Los imperdibles de sus variedades rellenas son el de Mazapán, el de Yogurt y el de Praliné. Y no olviden probar su versión Edelbitter, que es chocolate puro al 70% de cacao.
Actualmente esta disponible por todos lados, una barra cuesta aproximadamente $1500, aunque en Paris tienen una cajita (cuadrada por cierto) en donde vienen distintas variedades en su formato más pequeño (1 cuadrito), a un precio muy razonable. 

...continuará.

2 comentarios:

  1. ya van como la mitad de la cajita menos.... quedan poquitos...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:35 p. m.

    los sahne nuss eran ricos cuando eran hucke, cuando probe el ritter sport de almendras me acorde del antiguo sahne nuss..

    ResponderEliminar

¿te gustó?¿lo detestaste?, vamos no seas timid@ y dime que es lo que piensas.