jueves, 18 de diciembre de 2008

Haroldo

Viniste a mi una noche de invierno
Estabas al centro
Por eso fuiste elegido
En tu caja, mirando hacia fuera

Te cuidé y creciste
Giraste en tu rueda
Jugaste al gato y al ratón
Te tomé y me quisiste
Siempre mirando hacia afeura
Sabes que tuviste mi amor

Parecia que sonereias, eras tan tierno
Y las maravillas las guardabas dentro
Al igual que las almendras
En tu rueda, girando la noche entera

Te tomé en mis manos, el chaleco picaste
En la cama corrias buscando comida
cada noche, con tu ruido me arrullaste
Y ahora me pregunto quien llenará
El silencio de la noche, la soledad del día
Ahora, que el alma se siente tan vacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿te gustó?¿lo detestaste?, vamos no seas timid@ y dime que es lo que piensas.